Conectarse

Recuperar mi contraseña






Clima en la Ciudadela


Noticias

El tiempo sigue su curso y la existencia, como la conocemos, se encuentra bajo amenaza. a
¿Qué harás tú al respecto?

The Vampire Diaries
Últimos temas
» Parejas
Sáb Ene 22, 2011 10:20 am por Nathalie Orions

» Lo primero que se te ocurra
Jue Ene 06, 2011 5:46 pm por Nathalie Orions

» Desilusión [ocupado]
Miér Dic 15, 2010 9:12 pm por Nathalie Orions

» Master Chief (Ficha)
Dom Dic 12, 2010 9:57 pm por Master Chief

» Registro de Rango
Dom Dic 12, 2010 9:22 pm por Master Chief

» Me retiro por ahora
Vie Dic 10, 2010 3:49 pm por Louis Lindemann

» ¿Que estas escuchando?
Miér Dic 08, 2010 3:47 pm por Louis Lindemann

» Una sugerencia con respecto a la ambientación
Mar Dic 07, 2010 4:39 pm por Naisha P.B.C.

» Atras del árbol
Lun Dic 06, 2010 10:05 pm por Laurent de Lenfent


Ueneti Empire

Ir abajo

Ueneti Empire

Mensaje por Writer el Miér Nov 17, 2010 6:56 pm

Ueneti Empire




Los Ueneti sobrevivieron a las continuas tormentas de fuego de su mundo, Virmire, y evolucionaron. A pesar de ser extremadamente pequeños, de su aspecto de orugas y de su incapacidad para manipular físicamente su entorno, los Ueneti se adaptaron y sobrevivieron. Ellos desarrollaron la habilidad de enterrarse en la carne de las especies indígenas menos vulnerables de Virmire alimentándose de los nutrientes contenidos dentro de los fluidos vitales uniéndose como parásitos. Cuando fueron capaces de controlar los procesos metabólicos y anatómicos de sus anfitriones, utilizaron sus nuevos cuerpos para manipular el entorno.
A medida que los Ueneti, o “Dunmers” incorporaban a más y más criaturas anfitrionas en sus rebaños, empezaron a asimilar sus diversos procesos y cepas genéticas. La química de los Dunmers empezó a mutar y a adaptarse al volumen del nuevo material genético que estaba siendo procesado. Sin embargo, a pesar de la gran variedad de criaturas anfitrionas, existía siempre un impulso innato a consumir solamente las especies más avanzadas evolutivamente con las que se encontraban. Los Ueneti eran innatamente selectivos en cuanto a que especies consumir asegurándose en cada etapa del desarrollo que ellos estaban siempre en la parte superior de la proverbial cadena alimenticia. Cualquier raza encontrada por ellos que no fuera considerada como válida de asimilación fue erradicada para purificar aún más la raza.



Las razas originales asimiladas por los Ueneti apenas eran reconocibles después de sólo unas cuantos generaciones de su ingestión. De alguna manera, los Dunmers habían desarrollado la habilidad de sobrecargar y dirigir los latentes procesos evolutivos existentes dentro de sus criaturas anfitrionas. Las criaturas anfitrionas sufrieron los efectos de grandes mutaciones físicas que hicieron que a todas las especies Ueneti les crecieran púas perforadoras de blindaje, miembros afilados como cuchillas o caparazones ultra densos. Tras un sorprendente corto espacio de tiempo, las especies evolucionaron hasta parecer una sola raza terriblemente voraz.
Los Ueneti habían desarrollado una inteligencia superior tras interponerse en la antigua guerra de los Asari, absorbiendo algunos de sus machos para ser dotados de su inteligencia. Así fue como fue creada la Supermente.

La Supermente se convirtió en un ser semi-sintiente que representaba los instintos e impulsos primarios de todas las cepas Dunmer. Con el tiempo, la Supermente desarrolló los rudimentos de personalidad de un intelecto avanzado. Aunque la Supermente dirigía las acciones de todas las criaturas de la colmena, lo hacia a través del uso de agentes secundarios. La Supermente creó una nueva raza para facilitarles la comunicación directa con sus creaciones. Estos Cerebrados eran grandes versiones de los insectoides originales Ueneti y fueron diseñados para procesar y ejecutar las distintas funciones de la Supermente. Cada Cerebrado tenía un único objetivo, como por ejemplo defender la colmena, buscar cepas potenciales, producir más guerreros o erradicar toda forma de vida. A los Cerebrados se les dio entonces la posibilidad de construir sus propios enjambres de colmenas y llevar a cabo sus supuestas agendas. Con el tiempo, estas desarrollaron personalidades que correspondían a sus impulsos primarios. Sin embargo, los Cerebrados seguían siendo genéticamente incapaces de neutralizar o ignorar las órdenes de la Supermente.



La Supermente sintió el gran poder que poseía Kerrigan, una Asari hábil en el combate cuerpo a cuerpo y experta en táctica y estrategia. Fue así como decidió, capturarla y convertirla en su más poderoso agente del enjambre. Mientras la transformación de Kerrigan se completaba, esta residió en una crisálida, la cual fue protegida encarecidamente por orden de la Supermente. Aún estando dentro de la crisálida, Sarah seguía consciente e intentaba comunicarse psíquicamente con sus colegas Asarios, entre ellos, su padre Tassadar. Ellos respondieron al llamado y enviaron misiones de rescate a Virmire, sin embargo cuando finalmente Kerrigan salió de la crisálida, su personalidad había cambiado completamente. Ahora estaba conforme con ser un Ueneti y estaba dispuesta por completo, "según ella", a obedecer a la Supermente, a quien ahora se refería como su "padre".



Kerrigan a diferencia del resto de las entidades del enjambre tenía voluntad propia, lo cual la llevó a enfrentarse en discusiones con el Cerebrado Zasz, el cual creía que actuaba para si misma y no para el enjambre.

La flota de Tassadar, había viajado a Virmire para matar a los Cerebrados de la Supermente. Kerrigan estaba muy interesada en combatir contra Tassadar y probarse a si misma que era más poderosa que los mismísimos Asari. Aunque Tassadar aceptó combatir con ella, este la engañó enviando una alucinación al desafío.

Mientras la Supermente llevaba a la mayoría del enjambre hacia Wener, Kerrigan se quedó en Vimire buscando a Tassadar, al cual nunca pudo encontrar. Cuando Kerrigan se enteró de que la Supermente había sido destruida, esta supo que la hora de su "Ascensión" había llegado.


No importa donde te escondas, yo te encontraré.
Entre las sombras, en medio del bosque, o temblando bajo tus sábanas.
Teme a mi presencia, ama mi existencia.
avatar
Writer
Admin

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 03/10/2010

Ver perfil de usuario http://adagio.forums.nom.es

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.